Cuando se plantea una quedada con amigos, el lugar casi da lo mismo, porque la alegría del reencuentro, y las ganas de diversión están aseguradas. Pero claro, cuando además de amigos, vas acompañado de familia la cosa cambia, porque ya no solo piensas en tí, sino en tus hijos, ya que si ellos disfrutan, tu seguro que disfrutas, sino,….ya no se si tanto;) ¡ya me entendéis!

En esta ocasión el encuentro era en Tudela, con niños desde 2 a 15 años, y el plan no nos pudo salir mejor.

Primera parada Senda Viva.

Yo personalmente, no tenía ni idea de como era, y me sorprendió gratamente. Es un parque que combina atracciones y animales, la verdad que a pesar de que cuando fuimos era en mitad de un puente y había mucha gente, no fue agobiante. Me pareció perfecto para niños de 5 a 9 años, pero hay atracciones para mayores y más pequeños también. En un día no lo vimos todo, porque también íbamos a un ritmo tranquilo, pero eso es una buena excusa para repetir. Las entradas si las compras en la web son un poco más baratas, y si además vas varios días, los precios de los días sucesivos bajan considerablemente.

Algo de lo que te vas a encontrar:

 

En cuanto al alojamiento, nosotros lo teníamos en el mismo Tudela, en un hotel llamado Bed4U que también me sorprendió más que gratamente. Tengo que decir que la ubicación no es idílica, ya que está en un polígono comercial, cerca hay cines, supermercados, concesionarios de coches, …. y otros negocios del estilo, por lo menos en ese sentido se puede decir que fue tranquilo. Pero lo que destacaría es que tiene habitaciones familiares amplias, parking incluido, y un desayuno de los que muchos hoteles de categorías superiores ni se le aproximan. Además los pequeños tuvieron la visita de Mickie y de Minnie así que arrancamos el día el doble de contentos.

 

Como disponíamos de unas horas por la mañana decidimos ir a visitar el Parque Natural de las Bárdenas Reales, que tiene un paisaje muy pintoresco y fotogénico, y es reserva de la biosfera.

En la oficina de información del parque te facilitan mapas de los recorridos o actividades a hacer. Con una niña pequeña lo mejor era hacer un recorrido circular en coche, en el que se puede ir haciendo paradas en los puntos más estratégicos. Eso sí, los puntos de interés no están señalizados, así que tienes que extremar la orientación para intuir en que paraje estas. Algunos son muy claros, otros no tanto.

El recorrido cuesta una hora y media, nos dijeron, pero claro todo depende de lo que paras, a nosotros algo más nos costó. Eso sí, cuando acabas, ya puedes cambiarte de ropa y llevar el coche al lavadero, porque nosotros acabamos de tierra ….

Después de esto una buena comida con los productos de la huerta de navarra, y un paseo por la ciudad de Tudela, y con eso concluyó nuestra escapada.

Espero que os haya despertado el gusanillo para conocer este sitio si todavía no lo habéis hecho, porque realmente merece la pena. ¡Hasta la próxima!

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone